Esteban Sehinkman lanzó “01W”

Un disco que tiene historia porque está realizado con canciones que creía perdidas en el tiempo.

Los 16 tracks que forman esta obra fueron grabados en los años 90 con un sintetizador japonés que hoy es una reliquia.

Los tiempos de pandemia, que nos obligaron a cuidarnos puertas adentro, hicieron que Esteban se reencuentre con ellos. Las canciones aparecieron en un rincón de su casa cual tesoro escondido.

“Un día moviendo cosas me reencontré con el 01W. Andaba perfecto. Pasé los días más emotivos escuchando la música guardada en los viejos disquetes, cada uno con su lado A y B, ojeando cada track como las cartas de truco... un viaje. Había un universo sonoro definido y una historia para contar. Agradecí al paso del tiempo por aportar la perspectiva necesaria, casi como un consuelo, y a la persistencia musical por el regalito 2020”

¿Y vos dónde estabas 25 años atrás?

La Argentina en pleno menemato, el dólar y nuestro peso se encontraban en un mismo escalón y ese “1 a 1” nos regalaba “productos importados” más viajes por el mundo. Había muchos otros problemas y se tapaban atentados y escándalos políticos pero en ese momento el plano cultural Buenos Aires era una fiesta: llegaban artistas de afuera como nunca, la escena local era un lujo y la noche porteña explotaba.

Desde la tecnología musical se hacía masivo el uso del workstation, estación de trabajo integral con formato de teclado, donde se podían grabar y superponer las pistas con distintos sonidos.

En el caso de Esteban era el sintetizador japonés Korg 01/W fd (que dicho sea de paso cumple 30 años en 2021) con su disquetera, sequencer de 16 canales más dos efectos digitales para toda la mezcla.

“Con este instrumento aprendí a usar un click, cuantizar, loopear, algo de mix y FX básico, y a scrollear y conocer las distintas familias de sonidos. En aquella época de juventud estaba medio desconcertado en el aprendizaje musical... ¡Pero el 01W me salvó! Ahí encontré el espacio creativo necesario para atravesar ese período de incertidumbre”, explica Sehinkman.

Pasaron décadas. Esteban viajó a los Estados Unidos para estudiar jazz en Berklee, volvió y participó de diferentes grupos. Editó muchos discos. Tocó en lugares de tradicionales y prestigiosos de allá y de acá. Pero llegó la pandemia mundial que nos dejó en un stand by.



RADIO, MÚSICA Y DIVERSIÓN

SubiteQueTeLlevo